sábado, 11 de enero de 2020
Consejos
Propietarios contra inquilinos: dónde y por qué surgen los mayores conflictos en el alquiler en España

En toda historia, suele haber dos versiones. En el alquiler en España, también. Inquilinos y caseros componen las dos caras de una misma moneda, necesarias y dependientes, que se sitúan a ambos lados de una trinchera donde las acusaciones vuelan de un lado a otro

      El informe elaborado en base a una encuesta con 1.700 arrendatarios de todo el país refleja que la conflictividad entre caseros e inquilinos es la tónica habitual en esta relación contractual.

      La situación económica, los bajos salarios y las mayores dificultades para la concesión de hipotecas plantean diversos impedimentos para que las personas puedan optar por la compra de vivienda.

       Los precios del alquiler se han disparado una media del 50% en los últimos cinco años, siendo los inquilinos los mayores afectados en este sentido.

      Los accidentes o los siniestros que pueden producirse en la vivienda dan lugar a una inagotable fuente de conflictividad. Los siniestros más comunes tienen que ver con el agua o las inundaciones, los daños eléctricos  y la rotura de cristales. Curiosamente, la decoración de Navidad en los hogares es responsable de un 4% de los accidentes. Los propietarios señalan que los inquilinos no cuidan el inmueble ni le hacen el debido mantenimiento, mientras que los inquilinos afirman que la culpa es de los propietarios por no realizar las reformas necesarias antes de alquilar la vivienda.

Los alegatos más comunes entre propietarios e inquilinos son las siguientes

Propietarios:

1.- Morosidad por parte de los inquilinos

2.- Falta de pago

3.- Legislación lenta que no les protege lo suficiente ante las acciones de los inquilinos.

4.- Los inquilinos dejan la vivienda en precarias condiciones cuando se van.

Inquilinos:

1.- Subidas de precio abusivas

2.- Viviendas en mal estado

3.- Los propietarios no se hacen cargo de reparaciones mayores, lo que poco a poco va deteriorando el estado general del inmueble.

4.- La petición de pagos 'en negro', las cuales se hacen al margen de los contratos de arrendamiento y encarecen notoriamente el precio de los alquileres.

5.- Los requisitos para alquilar cada vez son mayores, exigen más garantías, avales y pagos por adelantado.

6.- Es muy difícil conseguir una vivienda de alquiler donde los propietarios admitan a mascotas.

7.- No recuperan la fianza aunque se devuelva la vivienda en las mismas condiciones.


Por estos motivos, los contratos de alquiler deben ser bien claros, especificar lo más posible las condiciones del alquiler.

La mejor manera para arrendar tu vivienda de una manera rápida y segura es que recurras al asesoramiento de un profesional del sector inmobiliario del alquiler. Los expertos de Alquiler Seguro te ayudarán y trabajarán para encontrarte a un inquilino con las máximas garantías y así evitarás posibles problemas.